Cada proyecto de desarrollo web que pasa por Matrushka recorre un proceso de varias etapas. En cada una buscamos tener información suficiente, compartida con y validada por el cliente, que nos permite avanzar a la siguiente con solidez y propósito claro.

Ponemos especial esmero en la planeación de cada producto para asegurar que todo lo que desarrollamos sea adecuado, pertinente y valioso para ayudar al cliente a lograr sus objetivos.

Sobre esta planeación, hacemos una producción cuidadosa, que pasa por pruebas de control de calidad, para lograr un producto impecable que refleje la imagen y el mensaje que la organización quiere comunicar.

 

Descripción del proceso:

Antes de iniciar la producción de un proyecto, sugerimos hacer una fase de descubrimiento en la que buscamos hacer en conjunto una definición clara del proyecto. Esta fase es muy útil para aterrizar las ideas y tener objetivos claros y compartidos.

Con base en la información que recibimos durante las reuniones —físicas o virtuales— de levantamiento de requerimientos, vamos modelando un documento compartido en Google Docs donde se reflejan los objetivos que buscamos cumplir o ayudar con el desarrollo. El cliente, al tener acceso al documento puede aportar ideas, desmentir supuestos o hacer preguntas pertinentes. Este documento nos permite resolver dudas, establecer prioridades y tener una dirección clara para el proyecto.

Con base en los objetivos y listado de requerimientos, producimos un conjunto de bocetos (mockups) que ofrecen más detalles sobre el funcionamiento de la navegación del sitio y cómo las funciones se convertirán en elementos de interfaz. El objetivo de estos bocetos no es avanzar en el diseño gráfico, sino mostrar el conjunto completo de componentes de interfaz que implementan las funciones del sitio.

Si en esta fase se encuentra que falta alguna función, o que está propuesta de forma inadecuada, revisaremos los bocetos hasta tener una versión adecuada.

Esta fase resulta en un documento de bocetos que sirven como cimientos tanto para el diseño de interfaz como para la arquitectura de sistemas.

 

Con base en los resultados de la pre-producción elaboramos una propuesta de desarrollo, y, una vez que tenemos un plan de trabajo acordado, ponemos manos a la obra en la producción:

Con base en los bocetos resultantes de la Arquitectura de Información y las guías de estilo provistas por el cliente, el equipo de diseño trabajará en una propuesta de apariencia del sitio y sus herramientas. Primero se presentará una propuesta conceptual. Una vez que tengamos el concepto gráfico claro, se producirán las pantallas y detalles necesarios para hacer el desarrollo completo.

Con base en los bocetos resultantes de la Arquitectura de Información y la lista de secciones y funciones del sitio, el equipo de desarrollo preparará la arquitectura de sistemas, es decir, la forma en la que el CMS (sistema de gestión de contenidos) y otros componentes de software y hardware serán configurados para cumplir con las necesidades del proyecto. De esta fase resultará un documento interno que servirá como guía para el desarrollo.

Una vez que están acordados y claros la arquitectura de información y el diseño de la interfaz, el equipo de desarrollo empieza a hacer la configuración y programación de los elementos necesarios tanto de back end (el software en servidor que no se muestra directamente al usuario, pero con el que interactúan quienes manipulan el contenido) y el front end (los elementos visuales y de interfaz que se muestran al visitante).

Cuando el back end del sitio o plataforma está completo, el equipo de gestión de contenido subirá el material provisto por el cliente, o se hará la migración de contenido de algún otro sistema o sitio previamente existente.

Toda inversión realizada en un proyecto de desarrollo es inútil si el equipo que la va a contratar no sabe utilizarla. Es por ello que en Matrushka siempre incluimos en nuestros servicios la redacción de un manual en línea, editable y flexible, que los miembros del equipo puedan consultar cuando deseen. Además tenemos una o varias sesiones de capacitación, en donde se muestra paso a paso cómo realizar las acciones para las que el sistema o plataforma fue diseñado.

En cada fase del proyecto, antes de enviar un documento, diseño o desarrollo para revisión del cliente, éstos pasan por una revisión interna de control de calidad. Procuramos enviar productos pulidos para evitar ciclos innecesarios de revisión y corrección y así, evitar una carga de trabajo innecesaria para nuestros clientes.

Al final de la mayoría de las fases hay un periodo de revisión por parte del cliente y, de ser necesario, corrección o ajustes, para asegurar que el producto cumpla con las necesidades y con lo acordado previamente. Recibir la retroalimentación de manera oportuna es indispensable para mantener el cronograma acordado y pasar a la siguiente fase.

 

Después de pasar por todas las fases anteriores tenemos, finalmente, un sitio o plataforma listo para liberación, puesta en marcha, entrega y festejo :)

En este paso instalamos lo que se deba instalar en el servidor del cliente, hacemos las gestiones necesarias de hosting y otras relacionadas si así está acordado y finalmente ponemos a disposición del cliente los accesos, información, código y bases de datos que necesite para tener control completo de su sitio.

Aún cuando hemos puesto todo el empeño desde el primer día en sacar un producto impecable, es posible que se vaya algún bug o error de contenido. Durante el periodo que acordamos de garantía, si hay algún desperfecto o error lo corregimos sin costo.

Con el paso del tiempo el software requiere actualizaciones menores, actualizaciones de seguridad, y es posible que algún componente requiera cambios o correcciones. Con gusto seguiremos ofreciendo ayuda, capacitación y haciendo mejoras, y para ello podemos ofrecer un plan de mantenimiento o ir resolviendo las necesidades conforme se presenten.