Uyghur Relief Fund

Esto es una fotografía. En ella se ven un par de niñas protestando.
Fotografía tomada del sitio web del Uyghur Refugee Relief Fund (URRF)

Se trata de un fondo de apoyo para personas de la etnia Uigur que llegan a Canadá buscando asilo. En su mayoría llegan huyendo de China, donde han sido perseguidos y reprimidos por años.

Me enteré de la existencia de los Uigur y de su situación en la región de Xinjiang hace unas semanas, en un episodio de This American Life. En años recientes (no estoy seguro desde cuándo), el gobierno chino ha detenido, desaparecido y sometido a una buena parte de la población Uigur. Envían personas por miles a “centros de reeducación”, separan familias y vigilan sus comunicaciones, todo en un intento por contener el terrorismo y extremismo religioso. Este intento, sin embargo, parece tener costos humanos excesivamente altos.

Los Uigur son una etnia con su propia historia, artes, tradiciones y costumbres. Viven principalmente en Asia, en una región que abarca desde Turquía hasta China, pasando por Kazajistán, Kirguistán y Uzbekistán, y la mayoría son musulmanes. Su comida es una mezcla rica de ingredientes y técnicas desde el Mediterráneo hasta China, y sus mercados (según lo que he visto en YouTube) me recordaron mucho a los tianguis mexicanos.

 

¿Por qué los elegí para la donación del mes?

En realidad no sé mucho más de ellos y no tengo relación con nadie de su pueblo. He tenido el privilegio de no ser perseguido por mi origen o cultura, así que tampoco puedo decir que entiendo del todo la experiencia de ser reprimido, pero puedo imaginar: tener que dejar mi casa, mi gente, mis amigos, las montañas que me vieron crecer, para ir a otro país a buscar refugio. Debe ser muy duro empezar desde cero en otro lugar con reglas distintas, lengua distinta, todo distinto.

Sería ideal que el gobierno chino respetara su autodeterminación y los dejara vivir en paz. A falta de eso, quizá con ayuda del Fondo de Ayuda Uigur sea un poco más fácil establecerse en Canadá, volver a cocinar un buen cordero y compartirlo con amigos.