Objetivos grandes y claros

Cuando empiezas a pensar en un sitio web nuevo, quizá haya elementos que sabes que quieres o necesitas: un mapa que muestre la ubicación de tus socias, un calendario de eventos, un centro de recursos o un feed de Twitter, por mencionar algunos.

Tener cualquiera de esas funciones, sin embargo, no es realmente un objetivo: son solo medios para un fin. No necesitas un calendario de eventos, lo que necesitas es incrementar la asistencia a los eventos que organizas —por ejemplo—, y el calendario de eventos es la forma que has concebido para lograrlo.

 

Ilustración de un banquete

Tener objetivos claros es la base para un buen proyecto. Hará las decisiones más sencillas, ayudará al uso efectivo de recursos y permitirá la evaluación futura. Si simplemente nombras funciones o componentes y dejas los objetivos implícitos, existe el riesgo de seguir añadiendo y cambiando funciones y perdernos en los detalles.

Como cualquier proyecto, un proyecto de web se desviará si los objetivos no son claros. Perder el camino resulta costoso tanto en dinero como en esfuerzo.

Es necesario definir objetivos claros y las audiencias para tu proyecto, y éstos serán la brújula que guía el curso del proyecto y te permiten saber qué es importante —y qué no lo es.

La cosa acá se complica porque que hay muchos tipos de objetivos: de desempeño, usabilidad, comunicación, seguridad. Tener una lista de objetivos demasiado larga será confuso y difícil de tener en mente. Necesitamos destilar los objetivos hasta obtener una lista pequeña que sea una buena representación de la motivación del proyecto.

Ahora, ¡espera! No vayas directo a escribir: "Que la humanidad entera viva con dignidad y respeto a sus derechos. Que la humanidad entera goce de seguridad alimentaria y vea un futuro brillante para el planeta" o algo así de lejano. Aunque estamos apuntando a algo así con nuestro trabajo, no podríamos evaluar tales objetivos y jamás sabríamos si nos movimos hacia ellos.

Vamos a un nivel más bajo, cambios pequeños; cosas que se pueden lograr con comunicación. Por ejemplo:

  • Más personas entenderían la Restauración de Paisajes Boscosos y no existirían confusiones en torno a ésta.
  • Más gente se acercaría a nuestros socios regionales.
  • Más voluntarixs se unirían a nuestros cursos.
  • Seríamos percibidas como expertas en programas de Música en Escuelas.
  • Pasaríamos menos tiempo enviando recursos de políticas públicas a gente que los solicita por correo.

Notarás que no hay nada en estos objetivos que implique que se hará un sitio web. Podríamos igual publicar un libro o hablar en eventos públicos. De hecho, si tus grandes objetivos mencionan directamente el sitio web, sospecha de ellos; el sitio web es una herramienta, no un objetivo.

Una vez que los objetivos del proyecto están claros, será más sencillo evaluar la pertinencia de las funciones propuestas, su diseño y contenidos.

Los objetivos no se forman en un vacío. Son cosas que quieres que ocurran con otra gente: tus visitantes. Sería una buena idea imaginarlas, saber a quién le estaremos hablando.