Mi primer acercamiento a la accesibilidad web

El tema de accesibilidad en cualquier entorno es relativamente nuevo. Hace unos años no existían rampas en las calles, escuelas o edificios públicos, no todo el tiempo el transporte público tuvo las condiciones para ser utilizado por gente que utiliza sillas de ruedas o tiene una discapacidad, los semáforos auditivos son prácticamente nuevos. Como estos ejemplos, seguro conoces más y el internet no está exento de estas mejoras para lograr ser un espacio accesible para todos.

Tengo ya veinte años en el mundo del diseño, en este tiempo he colaborado y diseñado varios sitios web y productos multimedia con diferentes tecnologías, sin embargo nunca había puesto atención en el tema de la accesibilidad web.

Fue hasta que llegué a Matrushka, que escuché el término cuando en una de nuestras primeras reuniones me dijeron que todos los productos que realizan tienen que cumplir con algunos de los criterios de éxito que marca la WCAG 2.0. A pesar de mi experiencia previa, todo esto era nuevo para mí, así que de inmediato me surgieron preguntas.

Después de un tiempo de platicar con el equipo, leer, investigar y aplicar esos criterios de accesibilidad, comparto las respuestas a las preguntas de aquella reunión.

Son las Pautas de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0, traducido de Web Content Accessibility Guidelines 2.0, por sus siglas en inglés WCAG 2.0 y explican cómo hacer que el contenido Web sea accesible para personas con discapacidad.

A grandes rasgos significa que los sitios web dan acceso a la mayoría de las personas, independientemente de cuál sea su condición física, habilidades y contexto, permitiéndole, navegar, interactuar y contribuir a la web.

Las pautas y los criterios de éxito de la WCAG 2.0, se organizan en torno a los siguientes cuatro principios, que sientan las bases necesarias para que cualquiera pueda acceder y utilizar el contenido web:

Perceptible: la información y los componentes de la interfaz de usuario deben presentarse a los usuarios de manera que puedan percibirlos.

Operable: los componentes de la interfaz de usuario y la navegación no puede requerir interacción que un usuario no pueda realizar.

Comprensible: se debe poder comprender la información, así como el funcionamiento de la interfaz de usuario.

Robusto: el contenido debe ser lo suficientemente robusto para que pueda ser interpretado de manera confiable por una amplia variedad de navegadores, incluidas las tecnologías de asistencia.

Si alguno de estos no se cumple, los usuarios con discapacidades no podrán usar la Web.

Permite a las personas con discapacidades auditivas, cognitivas, neurológicas, físicas, de habla y visuales, acceder e interactuar con los contenidos de tu sitio web. También beneficia a las personas mayores o personas con algún impedimento temporal –como pueden ser un brazo roto o estar sin sus lentes–. Por esto se vuelve muy importante tener empatía, entender todas las posibles situaciones o escenarios en las que un usuario puede navegar los sitios y tratar día a día de generar productos accesibles para todos.

Además, tener un sitio accesible, es un símbolo de buenas prácticas de una empresa o institución, ya que crea una buena percepción hacia la marca , se generan beneficios en la optimización de motores de búsqueda (SEO) y se cumple con las nuevas legislaciones.

En Matrushka estamos decididos a que todos nuestros productos logren en general el nivel A, y nivel AA en los criterios de éxito para contraste y textos (1.4.3, 1.4.4 y 1.4.5 de la WCAG 2.0).

Esto permite que las personas con alguna debilidad visual puedan acceder a los contenidos de nuestros clientes.

Para iniciar sobre el tema ,un excelente sitio web es w3.org, también les comparto debajo algunos artículos interesantes:

Espero que este artículo le sea de utilidad a otros diseñadores y desarrolladores, o cualquier persona que comienza a investigar sobre accesibilidad web y que está interesada en mejorar su empatía, que es el motor principal para lograr cualquier proyecto.