Imagina a tus visitantes

Two people, quite different from each other

Tiene sentido, entonces, hacer el edificio tan adecuado como sea posible para tus audiencias. Para lograrlo, necesitas imaginar a las visitantes que quieres atraer y servir: tus audiencias.

Asumimos que:

  • Las visitantes llegarán a tu sitio voluntariamente
  • Tienen una motivación para visitarlo
  • Existe una alineación entre su motivación y tus objetivos

La clave al concebir un sitio web exitoso es idear cómo estructurarlo de tal forma que responda a sus motivaciones, al tiempo que abona a tus objetivos.

En la entrada en la que hablo sobre tener objetivos claros, enfatizo la importancia de tenerlos claramente descritos, y alinear las funciones del sitio con ellos. SI las funciones del sitio no responden a los objetivos, entonces quizá son superfluos o los objetivos deben ser revisados.

El mismo tipo de alineación debe existir entre tus audiencias y las funciones del sitio.

Imagina una versión de la Osteria Francescana (el muy premiado restaurante de Massimo Bottura en Modena, Italia) con mobiliario pequeño con tema de Plaza Sésamo. Aún si la comida y el servicio son fabulosos, el mercado objetivo no visitará el lugar porque no se sentirán conectados con el tema de Plaza Sésamo, y tampoco encontrarán cómodo el mobiliario de tamaño infantil.

Antes de diseñar las características a desarrollar necesitamos encontrar, nombrar y describir las audiencias de tu sitio. Puede ser que tengas una o más audiencias, y pueden ser tan específicas como sea posible siempre y cuando no sean más de tres.

Ejemplos de audiencias son:

  • Investigadoras. Necesitan información técnica y específica. Ya conocen todo lo básico y están buscando detalles.
  • Legisladoras y políticos. Tienen poco tiempo y atención; la información que reciben puede ser enviada o presentada por alguien más. Necesitan explicaciones cortas y concisas y la posibilidad de encontrar más detalles si desean profundizar en el tema.
  • Ciudadanos interesados en el tema. Es posible que conozcan lo básico del tema y quieren más información. No son especialistas pero quieren involucrarse. Necesitan información concisa, a nivel de divulgación y llamadas claras a la acción.

Como puedes ver, cada ejemplo nombra a la audiencia y ofrece una descripción del perfil y sus motivaciones.

Tus objetivos pueden apuntar a las audiencias. Por ejemplo, si uno de los objetivos es "Informar a legisladores sobre la existencia e importancia de la biodiversidad en nuestros desiertos", ya sabemos que los legisladores son una de las audiencias objetivo. Puede ser que se unan a otra audiencia y cambie la etiqueta con la que los nombramos, pero deberán estar incluidos.

Tómate un tiempo para reflexionar sobre las audiencias. Toma notas sobre aquéllas que no logras definir claramente. Todas las notas serán útiles.

Es posible que termines con una lista larga. Si fuera el caso, será necesario reducirla o unir audiencias compatibles hasta que no haya más de tres; diseñar y producir contenido para más de tres audiencias distintas puede ser difícil, y existe el riesgo de confundir a todas y atender a ninguna.

Con las audiencias bien claras, será tiempo de pensar en sus motivaciones, tus objetivos y cómo unirlos a través de su sitio.