Escribir para web: una guía para principiantes (2021)

Redactar para web puede ser un reto para alguien que no lo ha hecho antes, pero no es imposible. Incluso si tu organización está pensando contratar a alguien, es importante que sepas los principios básicos para evaluar su trabajo.  

Aquí te damos 10 tips para escribir contenidos para tu sitio web como profesional.

1. Dirígete a tu audiencia

Imagina su día a día, ponte en sus zapatos e imagina dónde, cómo y por qué te están leyendo. ¿Qué puedes decirles en tu texto que les sea valioso? 

 

2. Escribe para que te escaneen 

Las personas abandonan un website en los primeros 10 a 20 segundos si no encuentran lo que están buscando. Haz el contenido escaneable de modo que puedan saltar a la sección que necesitan o que puedan detenerse en fragmentos que llamen su atención. 

An illustration of two very different women

3. Sé concisa

Ser breve es un superpoder. Si puedes transmitir un mensaje en menos palabras y explicar el punto, tendrás la atención de tu usuaria. Esta es una de las recomendaciones que hace Brian Dean de Backlinko para los titulares también.

Si te gusta leer, te recomiendo el libro Several Short Sentences About Writing de Verlyn Klinkenborg (no he encontrado la traducción al español, pero si lo haces, escríbeme por favor).

 

4. Sé tú misma

Escribe como si estuvieras hablando con una amiga. Si te esfuerzas demasiado en el copy o en crear un estilo particular, el texto se sentirá tieso y artificial. Esto definitivamente no es atractivo para nadie. 

Jacob McMillen recomienda dejar el texto reposar y pedirle a alguien que te lo lea en voz alta al día siguiente. Esto te ayudará a evaluarlo con oídos frescos. 

5. Utiliza voz activa

Cuando escribes con voz activa, el contenido cobra vida y guía al lector fluídamente. 

En lugar de escribir Se hicieron donaciones por 3.4 millones en tu reporte anual, mejor escribe: Recaudamos 3.4 millones en donaciones

El contenido dinámico es un imán para las usuarias. La voz pasiva generalmente suena aburrida. 

 

6. Hazlo accesible 

Hay muchas prácticas que puedes implementar para hacer tu contenido accesible y no son difíciles ni exóticas. Esto ya no es algo deseable sino imprescindible para tu sitio web. La accesibilidad además te ayudará con SEO. Empieza con los básicos de la W3C y continúa aprendiendo.  

This is an infographic of the example described.
En la página web de Injusta Justicia incluimos en cada infográfico como este, una descripción accesible en Google Docs.

 

7. Invita a la acción

Cuando empezaste a crear tu sitio web, pensaste en los objetivos que querías lograr con él –¡Eso espero! Si no lo hiciste, lee nuestro post al respecto–. Revisa tu contenido con estos objetivos en mente, piensa en qué acciones quieres que el lector realice e imagina cómo incluirlas en tu texto. Yo acabo de hacerlo con el post de blog aquí mismo.

Para organizaciones de la sociedad civil buscando incrementar sus donaciones a través del sitio web, un ejemplo de esto sería incluir la mayor cantidad de referencias y caminos posibles a la página de donación. 

 

8. Revisa, corrige y vuelve a revisar

Si la persona que te lee encuentra errores ortográficos o gramaticales, tu credibilidad sufrirá y corres el riesgo de perderlas. El software que utilizamos para escribir (Googe Docs, Microsoft Word, Pages) realiza ya corrección ortográfica, mantén la función activada y pon atención a sus sugerencias.   

 

9. Mantén el SEO en mente 

El SEO (Search Engine Optimization en inglés o en español: optimización en motores de búsqueda) ya no es novedad, ni una moda, es una piedra angular en este mundo inundado de información en el que vivimos. Incluir las palabras claves adecuadas en tu texto incrementa las posibilidades de que tu audiencia te encuentre. 

Hacerlo de primera intención puede ser difícil. Revisa el texto una vez terminado y pon un keyword por aquí y por allá, según el tema o enunciado que estés reescribiendo. Al hacerlo, asume que tu público no te conoce. 

10. Crea un inventario de contenidos 

Una lista exhaustiva de lo que has publicado en tu sitio web, sobre qué temas y cuándo, es una herramienta poderosa. Te ayudará a mantener tu contenido actualizado, a reutilizarlo o reformularlo; ya sea en el mismo sitio o en otros canales de comunicación, como las redes sociales. El inventario además, te inspirará a crear piezas de contenido complementarias, a hacer conexiones interesantes que puedan guiar a tus lectoras por diversas secciones del sitio o a crear colecciones temáticas.