Atiende a las motivaciones de tu público

Como decía en una entrada anterior sobre imaginar a tus visitantes, podemos asumir que llegaron a tu sitio por voluntad propia y con alguna motivación en mente.

Si su motivación no está alineada con tus objetivos (digamos que quieren encontrar oportunidades de empleo pero no está entre tus objetivos conectar con miembros potenciales del equipo) no encontrarán lo que buscan, pero eso está bien. No es posible complacer a todo el mundo, ni es toda la humanidad tu audiencia.

Illustration of two people in front of groups of food items they may like

Ahora tenemos el reto de hacerles saber que hay una coincidencia, en los primeros segundos de su visita, o se irán. La navegación del sitio y el contenido deben estar estructurados de tal forma que sea muy fácil para ellos darse cuenta.

Esto no quiere decir que todo el contenido debe saltar hacia ellas en el momento en que llegan al sitio; eso sólo las confundiría. Lo que significa es que la navegación, contenido y su diseño deberían hacer el camino tan claro como sea posible.

Para que su camino sea evidente, los pasos deben estar etiquetados en lenguaje que los visitantes esperan. Vínculos, textos introductorios y encabezados deben estar escritos de forma que tenga sentido para ellos.

Sus caminos deben ser planeados para guiarles con la menor fricción posible hacia los contenidos y acciones que satisfarán sus motivaciones, y tus objetivos.

Por ejemplo, si su motivación es informarse sobre lenguaje acordado de Naciones Unidas en relación a Derechos Sexuales, y tu objetivo es estar en contacto con las personas que participan en negociaciones de ONU, quizá quieras apuntarlas hacia el formulario de subscripción al boletín. Debería ser muy evidente qué obtendrán al suscribirse.

En muchos casos, podemos querer incentivar a las usuarias a nuevas motivaciones. Casos comunes son suscribirse a boletines y hacer donaciones. Algunas visitantes pueden llegar al sitio buscando información sobre el Sistema Arrecifal Mesoamericano —por poner un ejemplo— porque les interesa la vida marina y el buceo. Podemos guiar su motivación para informarles sobre la degradación del arrecife, las alternativas de turismo sostenible e invitarlas a donar o tomar acción para conservar la biodiversidad.

Si algo nos gusta o no personalmente no es el factor más relevante. Atender a las motivaciones de nuestras visitantes y lograr los objetivos, sí lo es.